Rayar el papel

¿Qué sería de mí no pudiese garabatear el papel?

Lo más seguro es que estaría en alguna cuneta, esperando la visita de doña Muerte y su guadaña. La imaginación, la escritura y las ideas son mi bote salvavidas, lo admito. Sin ellas no soy nada.

Y es que yo soy runa, para bien o para mal, lo mío son las grafías.

Lo descubrí de pequeña cuando exigía de regalos cumpleañeros sobres y papel de cartas coloridos, porque aún siendo tan niña, nada me hacía más feliz que redactar una misiva. Aun hoy, mi mayor felicidad es plasmar, sin importar el torrente, la emoción, el qué o a quién, hay que arrojar las palabras o si no se empantanan y fermentan dentro de mí, y el estallido de una idea no verbalizada es un acto dantesco.

Si me faltasen mis musas y lo hacen cuando callan, que es más a menudo de lo que me gustaría, sufro horrores y me mortifico hasta el cansancio. Ellas son mi escape por culpa de mi depresión y ansiedad: Mis compañeras de casi toda una vida, mis amantes y carceleras.

Cada vez que alguna de ellas hace acto de presencia, las palabras salen en mi rescate y logran mantenerlas a raya. He aprendido que en el papel la fuerza de mis emociones más negativas y violentas pierde vigencia, el miedo parece ya no ser una montaña sino más bien un ínfimo grano de arena.

Como ejercicio de empatía, hagan de cuenta que están bajo una enorme tormenta, totalmente a la intemperie. Calados hasta los huesos de la lluvia más helada que puedan imaginar, tiritando de frío, con hambre de calma y paz, y allí a lo lejos una cabañita con luz, a la que corren azorados para resguardarse. Pues así es escribir para mí, un refugio. Es catarsis también, limpiarse por dentro, purificar el alma y la mente de una rutina que te desvela y que si te descuidas, se lleva lo mejor de ti.

El por qué o a quién escribo no existe, se va forjando un pensamiento, una idea, una emoción en símbolos que puedan ser reconocibles, primero para mí y luego para otros. A veces puedes encontrar tu retrato en mis letras, no es casualidad, es causalidad.

Mi mente es un universo infinito, que envuelve ideas las cuales se van condensando dentro de sí, y a veces chocan unas con otras y como el nacimiento de una estrella, ven la luz transformadas y con sentido a través de las palabras.

Anuncios

3 comentarios sobre “Rayar el papel

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: