Me enamoré

Me enamoré de un hombre que nunca vi. No llegué a verlo jamás, a sentirlo, palparlo u olerlo, y aún así lo amé.

Porque no era difícil leerlo ¿saben?, es un libro abierto si conoces las claves necesarias. Lo adiviné, entendí y pude ver más allá de todas sus barreras, y tiene muchas. Ha tenido tantos fracasos y golpes que ha construido un muro invisible a su alrededor, le cuesta confiar y creer en la gente, y no es para menos, le han herido de mil formas distintas que duda hasta de su propia sombra.

Lo amé por todas las confesiones que me hizo y porque mi corazón, mi espíritu, reconoció en él algo que yo creí haber perdido.

Y lo amé, lo amo aún. Descubrí lo herido y necesitado que estaba, la oscuridad que en él habita, así como la belleza que esconde. No tuvo que hacer mucho para conquistarme, mi alma vieja lo reconoció como igual, lo amó y prometió cuidarlo.

Encontré la persona perfecta pata mí, pero como es habitual, yo no lo era para él.

Para mi desgracia y ya más costumbre que otra cosa, tiendo a echar a perder las cosas, y les aseguro que lo que recién empezaba entre nosotros no fue la excepción.

Yo estaba y estoy muy rota, defectuosa. Mi vida es el claro ejemplo de todo aquello que NO debes hacer para tener una existencia plena, al menos en eso estoy muy clara. En mí convergen dos fuerzas, una oscura que cada día crece más y se fortalece y una clara y luminosa que como cabo de vela se va extinguiendo.

Mi maldita impaciencia, mi miedo, sólo eso percibió. Me aterré y congelé. En vez de preguntar, asumí, y al asumir, lo ataqué. Y eso lo enfureció, y no puedo culparlo. Se asustó, lo cansé de tanto que perseguí para después del desastre, tratar de explicarle, colmé su paciencia y mi yo enfermo lo dejó con el regusto amargo de haberse tropezado con una desquiciada deteriorada.

Esa es la impresión que se llevó de mí, y es lo que me duele más. Su odio y desprecio, que me recuerde como una trastornada me arrastra hacia el abismo, porque no hay nada más que aniquile a la esperanza que saber que la única huella que vas dejando por el mundo es destrucción y agonía.

Anuncios

Un comentario sobre “Me enamoré

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: